Aumentan las ordenaciones sacerdotales en Europa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las ordenaciones sacerdotales se han incrementado considerablemente en Europa durante los últimos quince años, pero continúan siendo insuficientes para hacer frente al reemplazo generacional. En el mismo periodo, han disminuido las vocaciones de religiosos.

Con el fin de poner en primer plano esta prioridad pastoral, la Santa Sede ha promovido el congreso europeo “Nuevas vocaciones para una nueva Europa”, que se celebrará en Roma el próximo mes de mayo. Se trata del segundo congreso continental de este tipo que se organiza con el patrocinio de la Santa Sede. El primero, dedicado a Latinoamérica, tuvo lugar en Brasil en 1994.

Como instrumento de trabajo para la preparación del congreso, la Obra Pontificia para las Vocaciones Eclesiásticas ha publicado un estudio que reúne las experiencias sobre la pastoral de las vocaciones en diversos países europeos. El estudio se completa con tablas estadísticas que muestran la situación en cada país.

Tenemos así que la población católica europea ha pasado de 276 millones en 1978 a 287 millones en 1994, lo que supone un incremento del 4,27%. En ese mismo periodo, el número de sacerdotes europeos ha disminuido en un 13%, pasando de 251.000 (175.000 diocesanos y 76.000 religiosos) a 218.000 (152.000 diocesanos y 66.000 religiosos). Y eso a pesar del aumento experimentado en las ordenaciones durante ese periodo.

La cifra de ordenaciones anuales de sacerdotes diocesanos ha ido creciendo paulatinamente, desde 1.805 (1978) hasta 2.479 (1994), lo que supone un incremento del 37%. Sin embargo, los 35.667 nuevos sacerdotes diocesanos de ese periodo no alcanzaron a sustituir a los 54.156 fallecidos, a los que hay que sumar 4.631 defecciones, en ese mismo periodo. Por su parte, los candidatos al sacerdocio -diocesanos y religiosos- han pasado de 23.915 (1978) a 29.511 (1994). El informe considera esperanzador este aumento del 23%.

Los religiosos no sacerdotes, por su parte, han descendido de 37.104 (1978) a 26.141 (un 30% menos). Algo parecido ha ocurrido a las religiosas: de 546.029 en 1978 han pasado 414.687, lo que supone un descenso del 24%.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares