“Amoris laetitia” y los divorciados vueltos a casar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 7s.

En un breve estudio de cuatro páginas, Ángel Rodríguez Luño, profesor de Teología moral en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), propone algunas pautas para discernir, como dice el capítulo 8 de la exhortación apostólica Amoris laetitia, las diferentes situaciones en que pueden encontrarse los fieles que se divorciaron y luego contrajeron otro matrimonio civil. Son “puntos que tener en cuenta para que el proceso de discernimiento sea conforme a las enseñanzas de la Iglesia, que el Santo Padre presupone y que en ningún modo ha querido cambiar”.

Con respecto a la recepción de la Eucaristía por parte de los fieles en esa situación, el papa, en el n. 302 de Amoris laetitia, remite a una declaración del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos. Rodríguez Luño reproduce la parte central del documento, que especifica las condiciones para que esas personas puedan comulgar, y extrae algunas conclusiones sobre la atención que han de prestarles los sacerdotes.

Los puntos mencionados, concluye, facilitarán hallar “el modo de ayudar a las personas interesadas a emprender un camino de conversión que les conduzca a una mayor integración en la vida de la Iglesia y, cuando sea posible, a la recepción de los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía”.