Alemania: cada vez más personas esquivan el impuesto religioso

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 45s.

Medio millón de protestantes y católicos declaran haber abandonado la Iglesia

Más de medio millón de alemanes -protestantes y católicos- decidieron no pagar el impuesto religioso en el año 1992, para lo que se requiere presentar un certificado notarial de abandono de la respectiva Iglesia.

En Alemania, todo ciudadano aporta a su confesión religiosa un impuesto para financiarla -alrededor del 10% de los ingresos medios de un ma-trimonio-, pero quien lo desee puede evitarlo o bien dedicar el dinero a otros fines sociales, siempre que se presente previamente un certificado de abandono de la Iglesia. En 1991, 330.000 alemanes protestantes y 190.000 católicos presentaron -en su declaración de la renta- ese certificado de defección.

Esta cifra ha doblado la de 1989, antes de la unificación del país, puesto que de los cerca de seis millones de protestantes de la Alemania oriental sólo tres millones han cotizado. Tantas renuncias a la Iglesia admiten diversas explicaciones. Los datos del Instituto de sondeos Allensbach indican que el 44% de los fieles dejan la Iglesia para no pagar el impuesto; el 40% la abandona como signo de rechazo a sus instituciones; el 22% por falta de interés; otro 20% porque piensa que la doctrina moral de la Iglesia es demasiado exigente, y el 7% porque ha perdido la fe. Este movimiento es alimentado por artículos de prensa sobre los excesivos gastos de las Iglesias. También hay que tener en cuenta que las instituciones católicas alemanas ofrecen una generosa financiación a obras de solidaridad nacionales e internacionales.

El presidente de la Conferencia episcopal católica, Mons. Lehmann, ha manifestado la preocupación de los obispos por “el creciente alejamiento de muchos fieles, debido a la falta de relación con la Iglesia”. Este alejamiento se constata por el porcentaje de personas que asisten a misa los domingos, que es del 22%, por debajo de España e Italia.

La asignación tributaria a las Iglesias supuso en 1992 17.200 millones de marcos. Esta suma se distribuye en 8.700 millones provinientes de 8,2 millones de contribuyentes católicos y 8.500 millones de 9,2 millones de protestantes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares