12 diócesis abandonan la Comunión episcopaliana por la consagración de un obispo homosexual

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un grupo de trece obispos episcopalianos de EE.UU., que gobiernan a unos 235.000 fieles de doce diócesis de esta iglesia anglicana, firmaron el pasado 20 de enero en la localidad de Plano (Texas) un acuerdo para crear la Network of Anglican Communion Dioceses and Parishes (Red de Diócesis y Parroquias de la Comunidad Anglicana), al margen de la estructura jerárquica episcopaliana que conformaban hasta ahora las 107 diócesis existentes. La iniciativa supone una respuesta al nombramiento de un homosexual, Gene Robinson, como obispo de New Hampshire.

Los suscriptores del documento declaran la ilegitimidad del nombramiento de Robinson, ratificado por el Consejo Legislativo de la Iglesia Episcopaliana el 1 de agosto de 2003, con 62 votos a favor y 47 en contra. La toma de posesión de Robinson se produjo el pasado 4 de noviembre, después de que el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams, nombrase una comisión encargada de estudiar ese caso.

El Acta de Plano denuncia que la designación de Robinson conculca la unidad anglicana, y en concreto, la prohibición del acceso de homosexuales a cargos episcopales, establecida por la Conferencia de Lambeth, en 1998.

La Comunión anglicana cuenta con 70 millones de fieles en todo el mundo, de los que 2,4 millones son episcopalianos. La casi totalidad de las Iglesias africanas manifestó su intención de abandonar la comunión si los episcopalianos no daban marcha atrás en el asunto Robinson. Las Iglesias de Uganda y Kenia han consumado la amenaza, no reconociendo a Robinson como obispo y rompiendo relaciones con los episcopalianos. El pasado 6 de febrero los obispos de 13 provincias anglicanas de África y Asia que agrupan a 45 millones de fieles enviaron una carta de apoyo a la nueva red, que ha sido contestada con agradecimiento por el obispo episcopaliano de Pittsburg, Robert Duncan, coordinador de la Red.

En la Iglesia de Inglaterra, la consagración de mujeres como obispos podría provocar una situación similar a la que se vivió en su momento con motivo de la admisión de mujeres al sacerdocio anglicano. A final de 2003, según cifras oficiales de la Iglesia anglicana, eran 430 sacerdotes los que habían abandonado su ministerio por no estar de acuerdo con esa manera de proceder. La cifra subiría hasta los 600, según Stephen Parkinson, director de Forward in Faith, si se tienen en cuenta los clérigos que no reclamaron la compensación económica concedida por la Iglesia de Inglaterra a los que abandonaron su ministerio. En 2002 la Iglesia de Inglaterra estimó en no más de 23 millones de libras los pagos que habría que realizar por este concepto hasta el año 2014.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares