Rusia prohíbe la publicidad del aborto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 27s.

Después de recibir el visto bueno en la Duma y el Senado, el presidente ruso Vladímir Putin promulgó el 25 de noviembre una ley que prohíbe los anuncios de servicios destinados a facilitar el aborto. También veta la publicidad de la “medicina popular” ilegal y las muestras gratuitas de medicamentos que contengan estupefacientes.

Rusia tiene uno de los índices más altos del mundo con más de un millón de abortos anuales, según cifras del Ministerio de Sanidad ruso. Lo que, unido a la elevada mortalidad y al descenso de la fecundidad, no ayuda a remontar la crisis demográfica rusa (cfr. Aceprensa, 1-04-2011).

En su segundo mandato como presidente, Putin emprendió un plan para fomentar la natalidad con ayudas a las familias (cfr. Aceprensa, 17-05-2006). A esas primeras medidas siguieron una serie de restricciones legales al aborto. La más importante fue la que, en 2011, prohibió el aborto a partir de las 12 semanas del embarazo. Según la viceministra de Salud, Tatyana Yakovleva, esa medida ha logrado reducir una cuarta parte el número de abortos.

Ese año también se aprobaron otras dos medidas propuestas por Rusia Unida para reducir los abortos. Una obligó a los anunciantes a reservar un espacio donde advirtieran de las consecuencias del aborto para la salud de la madre, como en los anuncios de cigarros y licores. Y la otra prohibió decir en los anuncios que el aborto es un procedimiento seguro.

La nueva ley da un paso más y prohíbe cualquier publicidad del aborto. Para Steven Mosher, presidente del Population Research Institute, la medida representa un paso adelante para lograr que el aborto en Rusia deje de ser “una práctica cotidiana”.