Putin, un pragmático, no un radical

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Hélène Carrère d’Encausse es consciente de que su opinión “desentona en el coro”, pero no se priva de expresarla en una entrevista publicada en Corriere della Sera (28-04-2014). No piensa que Putin sea cada vez más radical, sino que “es un pragmático que aprovecha las situaciones. Ha tenido la oportunidad de hacerse con Crimea, pero no ha comenzado él. Nos equivocamos sobre muchas cosas: sobre todo, Putin no quiere en absoluto reconstituir el imperio soviético, sino solo recuperar un cierto número de pérdidas rusas”.

Aunque Kiev le acusa de querer la tercera guerra mundial, d’Encausse lo tiene como “un hombre más prudente de lo que parece. La crisis de Ucrania no la ha creado Putin, las manifestaciones en la plaza Maidan de Kiev han comenzado por sí solas, y la parte oriental de Ucrania es realmente filorrusa”. “Europa debería tratar con Kiev y Moscú, sin dejarse influir por los Estados Unidos y la OTAN”.

No se le ocurre pensar a d’Encausse que Rusia sea una democracia: “El gobierno ruso es autoritario: Putin considera que dadas las dimensiones del país y su pasado, con una corrupción espantosa, la autoridad es necesaria. Según Putin, un gran país como Rusia puede buscar una variante nacional de la democracia, anclada en su propia tradición”.

“Putin –dice la historiadora francesa– está convencido de no poder permitirse un estilo de amable demócrata, porque se encontraría reducido al rango de un presidente checo o polaco, mientras que él es el jefe de la gran Rusia y esto comporta responsabilidades de otro orden”.

Carrère d’Encausse no piensa que Putin intente volver a los tiempos de la URSS. “Los rusos, hablo de la naciente clase media y no de los oligarcas, piden orden, confianza en el futuro. Están aterrorizados de una vuelta al pasado, tienen todo menos nostalgia de la URSS. Se han comprado la casa donde viven, el automóvil, han comenzado a viajar, pero todo es reciente y precario. Hasta hace 25 años estaban separados del mundo, tienen miedo de que las puertas se vuelvan a cerrar. Putin sabe darles seguridad”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares