Un mandato internacional para Palestina

El político laborista israelí Shlomo Ben Ami, ex ministro de Asuntos Exteriores, sostiene que solo podrá alcanzarse la paz entre Israel y Palestina mediante una intervención internacional impuesta a ambas partes (International Herald Tribune, 4 septiembre 2003).

A juicio de Ben Ami, la “hoja de ruta” tiene el mismo defecto fatal que los acuerdos de Oslo: no prevé un sistema vinculante, a cargo de terceros, para vigilar y asegurar que ambas partes cumplan lo pactado. Pues no cabe esperar que “la paz entre una nación desesperada en estado de revuelta y una fuerza ocupante movida por la reclamación de derechos históricos y el anhelo de seguridad total se pueda edificar sobre la inevitablemente decreciente confianza mutua”.

La única salida, dice Ben Ami, es “establecer un mandato internacional en los territorios para guiar a la Autoridad Palestina en su transición hacia un Estado democrático y un sistema de seguridad estructurado, y a la vez asegurar que Israel cumpla sus obligaciones”.

Esta fórmula exige además “abandonar la idea de un proceso por etapas”. “Es sencillamente insostenible la suposición de que las aspiraciones islámicas y nacionalistas desatadas por la actual guerra palestina de independencia pueden ser sofocadas mediante acuerdos provisionales en los que Israel entregue porciones de terreno a cambio de seguridad; seguridad que los palestinos solo pueden dar al precio de una guerra civil, que es lo que realmente significaría reprimir a Hamas y a la Yihad Islámica”. Pero la primera fase de la “hoja de ruta” no ofrece a los palestinos más que la retirada israelí a las posiciones que ocupaba antes de la actual intifada, y eso no es suficiente para justificar una guerra civil. La Autoridad Palestina solo tendrá a los ojos de su pueblo la legitimidad que necesita para combatir decididamente el terrorismo cuando los palestinos estén convencidos de que el terrorismo es un obstáculo para llegar a la solución. Tampoco pueden los palestinos considerar muy atractivo lo que les promete la segunda fase: un Estado palestino dentro de “fronteras provisionales”: “Ellos ya tenían -dice Ben Ami- tal ‘Estado’: la Autoridad Palestina”.

La intervención internacional es necesaria también porque las dos partes mantienen posturas inconciliables sobre las cuestiones centrales: fronteras, asentamientos, Jerusalén, refugiados. La “hoja de ruta”, al igual que los acuerdos de Oslo, es imprecisa con respecto a esos asuntos. Y como no fija objetivos innegociables, “es una permanente invitación a las partes a dictar los términos del arreglo final mediante actos unilaterales como el famoso muro y la expansión de los asentamientos por un lado, y el terrorismo por el otro”. Los palestinos no harán concesiones si no están fijados de antemano los términos del arreglo final: “probablemente lo considerarían una trampa”.

En conclusión, ahora “es sencillamente imposible un acuerdo al que las partes lleguen libremente”. Solo se conseguirá la paz mediante la presión externa.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares