Soldados israelíes reconocen los ataques contra civiles desarmados en Gaza

En International Herald Tribune, Ethan Bronner recuerda que durante la operación en Gaza los mandos del ejército israelí aseguraron que todo se había hecho tomando las precauciones para evitar víctimas civiles. “Ahora están apareciendo testimonios desde las filas de los soldados y de los oficiales que hablan de una actitud permisiva ante la muerte de civiles y de destrucciones materiales intencionadas”.

Con su tradicional libertad de prensa, los medios israelíes se están haciendo eco del debate.

Los testimonios de soldados aparecieron en una revista de la Academia militar Yitzhak Rabin, y han sido después difundidos por los diarios Ma’ariv y Haaretz. El director de la academia, Dany Zamir, ha declarado en una entrevista a Israel Radio: “Hay testimonios muy duros sobre fuego injustificado contra civiles palestinos y sobre destrucción de propiedades que transmiten un clima en el que uno se siente autorizado a utilizar la fuerza contra los palestinos sin restricciones”.

Por ejemplo, un soldado cuenta que una madre de familia y sus dos hijos fueron muertos por un francotirador porque la mujer no había comprendido que al salir de la casa debía dirigirse hacia la derecha y no hacia la izquierda.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, dijo en la radio que creía que tales casos han sido excepcionales y que “el ejército israelí es el más ético del mundo”.

Pero Amir Marmor, reservista de 33 años, dice en una entrevista que en la preparación para la entrada en Gaza, al hablar de las posibles víctimas civiles el mensaje de los altos mandos fue. “Disparad y no os preocupéis de las consecuencias”. Marmor dice a propósito del teniente coronel que se dirigió a su unidad: “Todo su comportamiento fue extremadamente fanático. Era muy diferente del que yo estaba acostumbrado. He sido reservista durante 12 años y siempre se ha planteado el tema de cómo evitar víctimas civiles. Pero él dijo que en esta operación no había que correr ningún riesgo. Había que dejar la moralidad a un lado y hacer el trabajo”.

En la guerra de Gaza murieron unos 1.300 palestinos, mientras que Israel perdió unos 10 soldados, algunos por fuego propio. El Centro Palestino para los Derechos Humanos, con sede en Gaza, que ha documentado las víctimas, dice que dos tercios eran civiles, entre ellos 121 mujeres y 288 menores de 18 años.

A fin de evitar al máximo las bajas de soldados, las consignas de tiro eran extremadamente permisivas: “Para entrar en una casa, se suponía que debíamos tirar la puerta y después disparar al interior, y así en todos los pisos. Cada vez que encontrábamos a alguien, le disparábamos. A mi juicio, era un asesinato”, explica el responsable de una escuadrón (Le Monde). Los soldados de la unidad de elite Givati cuentan que cuando entraban en una casa, tiraban todo por la ventana: “refrigerador, vajilla, mobiliario. Las órdenes eran dejarlo vacío”. Un jefe de sección habla de “inscripciones de ‘Muerte a los árabes’, de escupitajos sobre fotos de familia simplemente porque uno tenía poder para hacerlo. Todo eso denota hasta qué punto se ha degradado el sentido ético del ejército”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares