Líbano: La presencia cristiana se afianza

Líbano cuenta desde el pasado sábado con un nuevo primer ministro, Tammam Salam, que ha obtenido el apoyo casi unánime del Parlamento (124 de 128 diputados). Se colma así el vacío de poder creado tras la demisión, hace dos semanas, del primer ministro (musulmán sunita) Najib Mikati, por sus divergencias con el partido Hezbolá (chiíta) sobre la organización de las elecciones legislativas previstas para junio. Salam es heredero de una conocida familia política –su padre fue seis veces primer ministro

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares