Israel teme perder a sus investigadores

Jerusalén. Israel destaca a nivel mundial en el terreno de la investigación científica y el desarrollo de alta tecnología. El país de poco más de siete millones de habitantes ha conquistado cuatro Premios Nobel apenas desde el comienzo de la década, y cuatro de sus ocho universidades aparecen entre las 200 mejores a nivel mundial, según el Ranking Académico de Universidades del Mundo (http://www.arwu.org/). Pero la fuga de talentos al extranjero, sobre todo a Estados Unidos, ha hecho saltar la alarma en el Estado judío, que teme no poder mantener a la larga su excelencia en el terreno de la enseñanza e investigación universitarias.

Cada vez más académicos e investigadores israelíes acaban haciendo carrera sobre todo en las ocho universidades privadas de la llamada Ivy League estadounidense (Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Princeton, Pennsylvania y Yale). Según Dan Ben-David, catedrático de Economía de la Universidad de Tel Aviv, ya en el curso 2003/2004 se constató que una cuarta parte del total de docentes universitarios israelíes trabajaba en Estados Unidos. Por establecer una comparación, estadísticas elaboradas por Ben-David señalan que ningún país de la Unión Europea tiene a más del 4% de sus profesores en centros estadounidenses.

El éxodo de talentos afecta sobre todo al sector de las Telecomunicaciones y la Economía, con el 33% y 29% de sus académicos respectivamente trabajando en Estados Unidos. Otras de las ramas más afectadas son las Letras, Química y Física.

Las causas de la fuerte migración de cerebros parecen ser menos el conflicto de Oriente Medio, las guerras o la amenaza constante del terrorismo que los modestos sueldos de los investigadores israelíes y la caída en las inversiones en investigación. Según un estudio del centro de investigación científica Shalem Center de Jerusalén, el sueldo mensual medio de entrada en una universidad israelí es de unos 2.000 dólares netos (unos 1.360 euros), mientras que un profesor en Estados Unidos cobra entre 5.000 y 8.000 dólares, dependiendo de su área de investigación. “En Israel se pagan en todas las disciplinas académicas los mismos sueldos, independientemente de si se es economista o filósofo. Pasados pocos años, en Estados Unidos un profesor de Economía puede llegar a cobrar ocho veces más de lo que cobraría aquí”, señala Ben-David.

MBA para atraer alumnos extranjeros

Mientras los profesores se van a trabajar fuera, los centros de estudios superiores israelíes tratan de atraer a estudiantes extranjeros. El Instituto Technion de Haifa ha anunciado para el nuevo curso académico la puesta en marcha de un master en administración de empresas (MBA) centrado en la gestión de empresas tecnológicas y que, por primera vez, será impartido íntegramente en inglés. El objetivo es preparar a los alumnos israelíes para las exigencias de la economía global y, al mismo tiempo, mejorar los contactos internacionales de las empresas israelíes, a través de extranjeros formados en el Estado judío.

El MBA se imparte a tiempo parcial, con clases los viernes, día festivo en gran parte de las empresas israelíes, y otra tarde entre semana, generalmente la de los jueves. Los candidatos deben tener por lo menos tres años de experiencia profesional posterior a su graduación.

El Instituto Technion, la principal universidad técnica de Israel, fue fundado en 1924 por científicos judíos alemanes que emigraron a la entonces Palestina bajo mandato británico. Es la universidad más antigua del Estado judío, con un total de 19 facultades, 14.000 estudiantes y 600 profesores. El primer presidente de la Sociedad de Amigos del Technion en Alemania, una de las principales fuentes de financiación del centro, fue Albert Einstein.

La inauguración del centro estuvo precedida por una “disputa lingüística” que hasta hoy ha marcado la tradición académica en Israel. Parte de su equipo promotor abogaba por que el alemán fuera el idioma oficial del centro, en vista de que era el idioma predominante en el mundo científico por aquel entonces y de que muchos de los primeros profesores eran alemanes. Sin embargo, el movimiento sionista se impuso y las clases acabaron impartiéndose en hebreo. Debido a ello, el que el Technion haya decidido que el inglés sea el idioma oficial de su MBA, ha ocupado grandes titulares en la prensa del país.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares