Dos voces a favor de la paz en Tierra Santa

Dos personalidades implicadas en la búsqueda de la paz en Tierra Santa son el patriarca católico Mons. Fouad Twal y el diplomático israelí Samuel Hadas, primer embajador de su país ante la Santa Sede. Aceprensa les entrevistó durante el seminario “La Religión: dimensión ausente de la diplomacia y de la política en Oriente Medio”, organizado en Madrid por la Fundación Promoción Social de la Cultura.

Mons. Twal: “Los cristianos podemos ser puente entre palestinos e israelíes”

Mons. Fouad Twal será en breve el patriarca de la Iglesia católica en Tierra Santa, que abarca los países de Jordania, Palestina, Israel y Chipre. Nacido en Madaba (Jordania) en 1940, es miembro del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso. Además, es presidente de la Universidad de Belén, donde se invita a los fieles a tomar conciencia de su deber en pro de la paz.

¿Cuál es la estrategia de los católicos para lograr la reconciliación de los pueblos en Oriente Medio?

— En la última reunión de los presidentes de las conferencias episcopales se acordó seguir las tres “pes”: plegaria, proyectos y presión. Plegaria, para confiar en la oración y seguir rezando con esperanza por la seguridad en Tierra Santa; proyectos de índole social con el objetivo fundamental de que los cristianos no abandonen la región, y presión pacífica sobre los políticos en la búsqueda de una justa solución para el conflicto palestino-israelí.

El islam se extiende por el mundo y muchos temen su vertiente violenta.

— Algunos dicen que nos encontramos en una guerra impuesta por un nuevo totalitarismo religioso, una visión del mundo que dice que solo una fe puede reinar. Este totalitarismo solo puede ser combatido desde la educación, en las escuelas, en las sinagogas, en las iglesias y en las mezquitas. La diplomacia no está preparada para resolver los conflictos. Yo creo firmemente que éstos deben solucionarse con el diálogo interreligioso. Políticos y diplomáticos deberían desempeñar un papel más activo en el encuentro con los líderes interreligiosos.

Son muchos los judíos que no reconocen todavía un Estado soberano palestino.

— El 70% de los israelíes queremos la paz y aceptamos el Estado de Palestina. Pero para eso es necesario que se respete la seguridad de Israel. Seguridad para Israel y soberanía para los palestinos. Existe un compromiso serio de llegar a un acuerdo de paz. Para ello, también es necesario que las nuevas generaciones crean en el respeto de ambos pueblos. Este acercamiento es lo que intentamos en el Centro Peres para la Paz.

Tiene la intención de publicar un libro titulado “Un judío en el Vaticano”. Adelántenos algunas de sus experiencias.

— A pesar de las diferencias que había entre los dos Estados, entre Juan Pablo II y yo hubo un diálogo sincero. Ponerse en los zapatos de un cardenal es algo imposible. Lo que asimilé en el Vaticano es que todo lo que había aprendido hasta ese momento, no servía de nada. El encuentro diplomático se basó en una relación de tipo personal. Yo era consciente de que era diplomático de un gobierno ante una Iglesia, y en Israel hay 330 instituciones católicas a las que debíamos respetar y entender.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares