“LUnità” y “LHumanité”, en peligro de extinción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 41s.

“L’Unità” y “L’Humanité”, en peligro de extinción
Los dos diarios más representativos de la prensa comunista occidental atraviesan una grave crisis

L’Unità y L’Humanité, antes portavoces de los dos mayores partidos comunistas de Europa occidental, atraviesan una crisis financiera y de ventas a la que no se ve salida. Fundado por Gramsci en 1924, L’Unità llegó a vender 400.000 ejemplares en los años del compromesso storico, cuando Italia se dividió en dos grandes bloques, el democristiano y el comunista. Pero La Repubblica, periódico ideado para robarle lectores -y periodistas: se llevó a los mejores redactores de L’Unità- le fue comiendo terreno. El lento declinar del comunismo italiano lo ha reducido a sólo 94.000 ejemplares diarios, con lo que en 1996 tuvo pérdidas de 1.000 millones de pesetas. Ahora será “privatizado”: dos empresarios afines al Partido Democrático de la Izquierda -heredero del viejo PCI-, el constructor Alfio Marchini y la familia Angelucci, comprarán el 75 % de sus acciones tras suscribir una ampliación de capital de 860 millones de pesetas para sanear el periódico.

En Francia, L’Humanitè ha perdido en diez años la mitad de sus lectores. En 1996 vendía 58.245 ejemplares, con pérdidas de 3,7 millones de francos. “La gestión para reducir los costes ha llegado al límite, nos falta el capital más precioso, el lector”, explicó el administrador Richard Béninger. El director Pierre Zarka, por su parte, insiste en que es necesario un cambio, pero no se sabe bien en qué dirección: “Hay que cambiar, haremos una transformación del periódico para que ninguna actividad social se nos escape. Ahora se está produciendo un movimiento ciudadano. Será el nicho comercial para L’Humanité, que debe ser el diario que permita a la gente ser actores de este movimiento”, afirma Zarka.

También se quiere que deje de ser el organismo oficial del PCF y simplemente sea un “periódico comunista”. Pero otros dicen que ninguna de estas medidas pueda resucitar a unos viejos dinosaurios en claro peligro de extinción.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares