Los abandonos debilitan la Corte Penal Internacional

Desde los comienzos de la Corte Penal Internacional (CPI), una vez conseguido el número necesario de ratificaciones para la aplicación del tratado de Roma de 1998, surgieron problemas con algunos países de África: reconocían la necesidad de juzgar a líderes autoritarios que habían cometido crímenes contra la humanidad, pero tenían cierta sensación de que los “jueces blancos” de La Haya se ocupaban desproporcionadamente de asuntos africanos. (Actualizado el 9-3-2017) Como en tantas otras cuestiones, los sentimientos prevalecían sobre auténticas razones.

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares