Deslocalizaciones y trabajo insalubre

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 26s.

En la India se observa que muchos asalariados que realizan servicios deslocalizados por empresas extranjeras (atención a clientes por teléfono, programación, contabilidad y otras tareas administrativas…) trabajan en condiciones perjudiciales para la salud.

Las deslocalizaciones (outsourcing) hacia países de mano de obra más barata se suelen considerar consecuencia prácticamente inevitable de la globalización o un modo de mejorar la competitividad y, por lo tanto, beneficiosas para la economía. Otra opinión tienen, naturalmente, los trabajadores de los países de origen que ven emigrar empleos. Tal pérdida es ventaja para los países de destino, adonde llegan inversiones y puestos de trabajo. Y los que obtienen esos empleos también suelen salir ganando, porque reciben salarios más altos que la media nacional. Pero es a costa de la salud, como señala un artículo del International Herald Tribune referido a la India, donde las deslocalizaciones dan trabajo a más de un millón y medio de personas.

Los costes en salud se deben sobre todo a la vida sedentaria y al estrés que causa el trabajo en muchos servicios deslocalizados, como la atención a clientes por teléfono, la programación informática, la transcripción de informes o historiales médicos o llevar la contabilidad y el papeleo de otras empresas.

En este tipo de empleos, los trabajadores suelen llevar una mala alimentación y también beben y fuman mucho. Como consecuencia, aparecen los trastornos en el sueño, las enfermedades del corazón, el aumento de peso y las depresiones. También son frecuentes los problemas conyugales porque los empleados pasan mucho tiempo fuera de casa.

Fuente: International Herald Tribune