El Ulster comienza a percibir los dividendos de la paz

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde que el IRA declaró el alto el fuego, el 31 de agosto del año pasado, en Irlanda del Norte la economía está relanzándose. Algunas empresas han aumentado sus ingresos en más del 50% y, en conjunto, se ha creado empleo. Por su parte, la Unión Europea va a invertir 950 millones de libras en los próximos seis años.

El desempleo ha descendido hasta una cota de 89.600 parados -la más baja desde 1981-. La tasa es todavía del 11,9%, superior a la mayoría de las provincias británicas. Pero el número de parados desciende en mil personas por mes, lo que supone que la creación de empleo es tres veces superior a la del conjunto de Gran Bretaña.

Una vez que ha desaparecido el miedo a las bombas, el Ulster puede atraer empresas en busca de bajos costes de producción, porque sus salarios son entre el 10% y el 15% inferiores a la media británica. Hasta ahora, muchas compañías extranjeras han evitado establecerse en el Ulster por miedo al terrorismo e incluso los propios empresarios irlandeses instalaban las oficinas en Inglaterra.

Aunque se desconocen los beneficios de la paz para la industria, son claros el despegue de los servicios y el aumento de la demanda. Entre los pocos sectores “perjudicados” por la paz están los agentes de seguridad, especialmente los de empresas privadas, que han tenido que reducir sus plantillas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares