Simon Cohen
Jaume Balagueró, director de películas de terror, entra en el terreno clásico del “thriller” y realiza sin problemas ni pretensiones un entretenido y muy clásico “robo imposible”.
Un detective que investiga entrando en los recuerdos de los clientes protagoniza este buen “thriller” psicológico, rodado con algunos errores de principiante.
Retrato familiar que pone de manifiesto los efectos de la desorientación fruto de la inmadurez y la falta de valores.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.