Melisa Sözen
La película que ganó la Palma de Oro en Cannes es un apasionante viaje a unos corazones gélidos; pero al final insinúa que el calor de una llama continúa aleteando en unos y en otros.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.