Lizan Mitchell

30.Ago.2017
La recreación de los violentos disturbios de 1967 en Detroit es una denuncia escalofriante contra el racismo, al que sin embargo falta profundidad.