Harve Presnell

3.Jul.1996
Esta crítica ridiculizante de una América vulgar es dura contra su mediocre materialismo, y sin embargo hilarante, afectuosa con los ridiculizados.