Giorgio Cantarini

3.Mar.1999
Benigni se acerca al Holocausto con la mirada mágica de las grandes comedias, que hace posible el milagro de encontrar bondad, ternura, audacia, trascendencia, poesía, amor, carcajadas... hasta en el mismo infierno.