Dan Birnbaum

13.Mar.2002
Lynch engaña al público durante dos horas y media alimentando expectativas, creando atmósferas malsanas, haciendo dudar sobre qué es verdad y qué es mentira.