Chad Brummett
El enfrentamiento de una mujer con una banda de forajidos da pie a un “western” violento, con una atmósfera de tensión creciente.
Gore Verbinski traslada al Oeste la fórmula de "Piratas del Caribe" y consigue un western entretenido, pero que no encuentra el equilibrio entre violencia hiperrealista y comedia.
Un muy notable western, a la altura o incluso por encima del nivel de la película homónima que dirigió Delmer Daves en 1957.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.