Kieran Fitzgerald
Oliver Stone vuelve al cine político con un interesante “thriller” sobre Edward Snowden. Su tinte ideológico no ensombrece a un magnífico actor protagonista.
Un viaje por el Oeste, con espacios abiertos, caballos, indios, duelos… pero la historia no es la de un “western”.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.