Daniel Remón

27.Ene.2009
Lúcida crítica al modelo individualista de triunfo a cualquier precio que, además, desvela sin componendas el terrible vacío que genera el materialismo radical.