José Carlos Cano Montejano
La ley corrigió la anomalía de que la Iglesia no pudiera tener certificado de propiedad de los templos.
La Iglesia no se ha apropiado bienes, sino que ha podido registrar los que ya tenía, cosa que antes no podía hacer.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.