Ana María Vega

12.Ene.2011
El derecho a adoptar, no adoptar o cambiar de religión está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sin embargo, todavía hay ordenamientos jurídicos que no son neutrales ante la conversión religiosa.