Adolfo Torrecilla

La batalla del Ebro sirve de inspiración a Pérez-Reverte para retratar, sin partidismos, un conjunto de atrayentes personajes con los que quiere poner rostro a cualquier guerra.
Un cocido resulta ser el hilo conductor de una narración amena y sorprendente sobre el efecto humanizador del acto del comer.
Ambientadas en Azerbaiyán, en las primeras décadas del siglo XX, estas amenas memorias describen la escala de valores de un mundo en proceso de desintegración.
Una finca familiar en Prusia oriental, refugio de personajes variopintos, sirve de escenario para contar los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial.
En sus dos libros sobre la ciudad de Madrid, reunidos ahora en un volumen, Pla se muestra como un observador persistente que describe sus impresiones con amena fluidez.
La autora revive su dramática experiencia personal, cuando escapó de Vietnam en un bote a sus diez años, tras la llegada de los comunistas.