Uno de cada cuatro europeos nace de padres no casados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 48s.

En la Unión Europea, uno de cada cuatro niños nació en 1996 de padres no casados. En 1980, la proporción era uno de cada diez. Estos datos, publicados conjuntamente por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea y por el Consejo de Europa, proceden de un estudio demográfico realizado en 46 países europeos.

La proporción de niños nacidos de parejas no casadas está en aumento en todas partes, pero aún hay grandes diferencias según los países. La procreación extramatrimonial es especialmente frecuente en los países escandinavos, con tasas del 53,9% en Suecia y el 46,3% en Dinamarca. La proporción supera el 30% en Francia, Finlandia y el Reino Unido.

Las tasas son bajas, pero crecientes, en el sur de Europa: 3,3% en Grecia, 8,3% en Italia, 11,1% en España (3,9% en 1980). También es baja en Suiza (8%).

Estas cifras reflejan el aumento de la cohabitación y el retroceso del matrimonio. Sin embargo, según algunos expertos, un análisis más ajustado revela lo que podría llamarse un “desplazamiento del matrimonio”. Por ejemplo, en Francia un 39% de los niños nacen fuera del matrimonio. Pero esta media oculta diferencias importantes según el rango de los nacimientos. Más de la mitad de los primogénitos nacen fuera del matrimonio, pero sólo la cuarta parte de los segundos. Así que, más que una alternativa entre dos modelos de familia, se produciría un desplazamiento del matrimonio, que cada vez más a menudo tiene lugar después del nacimiento del primer niño.

En cualquier caso, es claro el retroceso de la tasa de nupcialidad en la Unión Europea: de 6,3 matrimonios por mil habitantes en 1980 se ha pasado a 5 por mil el año pasado.

Paralelamente, ha habido un fuerte aumento del divorcio. La tasa de divorcialidad ha pasado de un divorcio por cada mil habitantes en la primera mitad de los años setenta a 1,8 en la actualidad. Si las tasas de divorcialidad del momento se mantuvieran, más de un tercio de los matrimonios terminarían en divorcio. Los matrimonios más recientes son los más frágiles.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares