Ofensiva por el matrimonio gay en Nueva Inglaterra

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 9s.

El movimiento gay de Nueva Inglaterra sigue desarrollando la estrategia conocida como “6 para el 12”, que pretende lograr la aprobación del matrimonio homosexual en los seis estados de Nueva Inglaterra para 2012. En tres ya lo ha conseguido.

Vermont se ha convertido en el cuarto estado norteamericano en permitir el matrimonio entre homosexuales. La ley fue aprobada por las cámaras, pero el gobernador del estado puso el veto. Hacían falta dos tercios de los representantes en el Congreso para superar el obstáculo impuesto por el gobernador, justo la cifra que se alcanzó en la votación definitiva.

Vermont es el primer estado norteamericano donde las bodas gays se han aprobado por una mayoría parlamentaria. Hasta la fecha, los otros tres Estados que han legalizado el matrimonio homosexual -Massachussets, Iowa y Connecticut- lo han hecho por la vía judicial. Fueron los tribunales supremos de estos tres estados los que decidieron que las parejas homosexuales pueden casarse, amparadas por el principio de igualdad.

Con la aprobación del matrimonio gay en Vermont ya son tres los estados de Nueva Inglaterra que permiten casarse a los homosexuales, tras Massachussets (aprobado en 2004) y Connecticut (2008). Con la estrategia del “6 para el 12” en Nueva Inglaterra el movimiento gay centra sus esfuerzos en un terreno propicio. Por una parte, los ciudadanos de Nueva Inglaterra tienen un sentimiento religioso sensiblemente inferior al del resto del país. Por otra, los seis estados que componen la región están entre los diez estados con menor tasa de natalidad de todo Estados Unidos. Por estos motivos creen que su iniciativa tendrá éxito pronto también en Maine, New Hampshire y Rhode Island, los otros tres estados de Nueva Inglaterra. Pero no será fácil.

Dejar que los ciudadanos decidan

En Rhode Island, el gobernador, Donald Carcieri, se ha unido recientemente a la National Organization for Marriage, una entidad que defiende el matrimonio como algo exclusivo entre hombre y mujer. “En Massachussets fue un tribunal, en Vermont el legislativo. Debemos dejar que sean los ciudadanos los que decidan”, dijo Carcieri en una rueda de prensa. A pesar de esto, las asociaciones de homosexuales creen que Rhode Island, cuyos legisladores comenzaron a analizar la legalización de las uniones gay en el pasado mes de febrero, podría convertirse en el quinto estado del país con ley de matrimonio homosexual.

La Cámara Baja estatal de New Hampshire votó hace menos de un mes a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. El proyecto de ley, que pasó con 186 votos a favor y 179 en contra, tendrá que ser avalado por el Senado, donde se enfrenta a un futuro incierto. El gobernador demócrata John Lynch se opone a las bodas gay, pero no ha dicho si vetaría la ley en caso de aprobarse en la Cámara Alta.

En Maine, el mayor y más importante estado de Nueva Inglaterra, el debate va más retrasado, ya que todavía no existe un proyecto de ley, aunque se espera que se presente el próximo 24 de abril. No obstante, su gobernador, el demócrata John Baldacci, se ha mostrado contrario a su aprobación, basándose en la existencia de una ley de uniones civiles que él mismo firmó.

Por último, el gobernador de Nueva York, el demócrata David Paterson, también presentó recientemente una propuesta de ley para legalizar los matrimonios homosexuales, aunque el texto todavía tiene que ser aprobado por las cámaras. Una encuesta publicada la semana pasada por la Universidad de Quinnipiac reveló que el 59% de los votantes de Nueva York está en contra de legalizar el casamiento homosexual, un 33% prefiere la unión civil y un 19% se opone a cualquier reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo.