Lo que ninguna pareja del mismo sexo puede dar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Maggie Gallagher, presidenta del Institute for Marriage and Public Policy (www.marriagedebate.com), resume así su postura respecto a los homosexuales y el matrimonio.

— ¿No necesitan los homosexuales las prestaciones propias del matrimonio?

— Si hay personas que necesitan cobertura sanitaria o alguien que les represente en decisiones médicas, arreglemos esos problemas. Pero no hay por qué rehacer las leyes sobre el matrimonio para satisfacer a una pequeña porción de adultos que tienen determinadas necesidades y problemas personales.

— ¿Quiere usted decir que los gays no pueden ser buenos padres?

— Dos hombres pueden ser cada uno un buen padre, pero ninguno de ellos es una buena madre. Los niños necesitan amor y atención de su padre y de su madre. El matrimonio es para dar ese cuidado ideal a los niños, y ninguna pareja del mismo sexo puede darlo.

— ¿No son las leyes que prohíben el matrimonio homosexual tan discriminatorias como las que prohibían el matrimonio interracial?

— Las leyes que prohibían los matrimonios interraciales eran para mantener separadas las razas. El matrimonio es para unir los dos sexos. Tener padres de distintas razas no es lo mismo que no tener padre o no tener madre.

— ¿Por qué trata usted de interferirse en el amor?

— El amor no es una excusa para que los adultos hagan lo que quieran y que los niños tengan que acomodarse a ello. Tenemos que volver a lo básico, incluida la idea de que uno de los principales logros del matrimonio es recordar a los hombres y mujeres que tenemos que hacer todo lo posible para dar a nuestros hijos la protección de un hogar matrimonial donde puedan conocer y amar a su madre y a su padre.

— Si las parejas mayores o estériles pueden casarse, ¿por qué no también las del mismo sexo?

— Todo hombre y mujer que se casan son capaces de dar a un hijo al que engendran o adoptan un padre y una madre. Una pareja del mismo sexo no puede hacerlo. Eso es pedir peras al olmo.

— ¿Por qué acusa a los gays y lesbianas de los problemas de los heterosexuales?

— Los que están modificando nuestras leyes sobre el matrimonio son los jueces. La gente que realmente se preocupa por el matrimonio y los sufrimientos de los hijos que no tienen padres no modificarían las leyes para decir que los niños no necesitan padres, y que las formas alternativas de familia son tan capaces de educar a sus hijos como un marido y una mujer. Éste es el mensaje del llamado matrimonio del mismo sexo, que no tiene nada que ver con la compasión hacia los niños.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares