La defensa del matrimonio une a católicos y judíos ortodoxos en USA

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El pasado 4 de septiembre dos importantes líderes religiosos de la iglesia católica y del judaísmo ortodoxo emitieron en Nueva York una declaración conjunta, “Creados a imagen divina”, en defensa el matrimonio. La declaración aparece firmada por el rabino Fabian Schonfeld, de la Sinagoga Joven Israel (Kew Gardens Hills, Nueva York) y por el obispo de Rockville Centre, William Murphy; es suscrita igualmente por miembros de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, en cuya web puede leerse, y del Consejo Rabínico de América.

La declaración precisa lo que es doctrina común a ambas confesiones sobre el matrimonio: “El designio de Dios para la continuación de la vida humana, como se ve en el orden natural, así como en la Biblia (Gen. 1-3), trata claramente de la unión entre varón y mujer, primero como marido y mujer y luego como padres”. Los firmantes de esta declaración conjunta apelan a las “tradiciones largo tiempo mantenidas por judíos y cristianos sobre la naturaleza del matrimonio construido sobre el compromiso de un hombre y una mujer que desean establecer una familia”.

El documento explica que no es discriminación de las uniones homosexuales el hecho de que no puedan ser equiparadas al matrimonio: como personas son igualmente dignas, pero no cabe considerar matrimonio tales uniones: “un fin exclusivo del matrimonio, que es la reproducción y la creación de familias, se da fuera de las uniones del mismo sexo, que no pueden participar de la misma manera en esta función esencial”.

Los firmantes de la declaración se alinean, así, con la defensa de una razón y una ética a la medida de la verdad del hombre; en su empeño ecuménico, instan a otras tradiciones religiosas a sumarse a esa defensa: “Aunque otros tengan la libertad de disentir de nosotros, esperamos que incluso aquellos que están fuera de nuestras comunes tradiciones religiosas reconozcan que hablamos desde la verdad de la naturaleza humana misma, que es coherente tanto con la razón como con la vida moral”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares