Japón: una empresa juguetera dará una generosa ayuda a los empleados que tengan más de dos hijos

En Japón, la tasa de fecundidad es de solo 1,38 hijos por mujer, con tendencia a disminuir. El descenso de la natalidad ocasiona, como en otros países, desequilibrios que el gobierno trata de afrontar. Pero este problema general de la sociedad afecta de modo particular a la industria juguetera, y una de las mayores empresas del sector ha decidido actuar por su cuenta. Dará una sustanciosa suma a los empleados cuando tengan su tercer hijo.

No es raro que las empresas japonesas den gratificaciones a los empleados por el nacimiento de un hijo. Pero la prima ofrecida por Bandai, fabricante del famoso Tamagotchi, el animal de compañía electrónico, supera con mucho la medida común. Bandai dará un millón de yenes (10.000 dólares) a sus asalariados por cada hijo que tengan después del segundo.

Según Yusuke Fukuda, vicedirector general de Bandai, la medida tiene dos objetivos: ayudar a los empleados a cubrir los gastos de crianza de los hijos y ampliar la base de clientes de la empresa. “Somos conscientes -dice- de que criar a un hijo desde que nace hasta que se hace mayor cuesta más de un millón de yenes. Pero esperamos que esta fuerte suma sirva de estímulo a nuestros empleados” (New York Times, 30-V-2000).

El gobierno, por su parte, ha aumentado las subvenciones a las familias con niños. Antes, los padres recibían el equivalente de 50 dólares mensuales por el primero y el segundo hijo menor de tres años, y el doble por cada uno a partir del tercero. Ahora las ayudas se prolongan hasta que los niños cumplan 6 años. Según el gobierno, 50 dólares representan la cuarta parte de los gastos mensuales de manutención de un niño. Las familias que, por no superar el límite de renta establecido (67.000 dólares anuales para los asalariados y 43.000 dólares para los autónomos), recibirán el subsidio tienen el 70% de los niños japoneses menores de 6 años.

Un responsable del Ministerio de Salud y Bienestar dice al New York Times que el gobierno japonés no pretende inmiscuirse en la decisión de tener hijos, que es un asunto personal. “Nuestra intención es aliviar de preocupaciones y dudas a los japoneses con respecto a la posibilidad de tener hijos”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares