Francia: cinco de cada seis parejas están casadas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 45s.

El matrimonio sigue siendo la fórmula preferida de la vida en pareja en Francia, ya que cinco de cada seis parejas están casadas. Pero la cohabitación previa al matrimonio se ha convertido en un fenómeno corriente y cada vez más duradero, según los datos del informe anual del Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED).

Después de la polémica sobre el Pacto Civil de Solidaridad (PACS) para parejas de hecho recientemente aprobado, las cifras del INED permiten advertir las tendencias de la vida en común. De 29,6 millones de personas que viven en pareja, 24,8 millones están casadas y 4,8 millones no lo están (83,8% y 16,2%, respectivamente).

Según el INED, nueve de cada diez matrimonios van precedidos de cohabitación previa. Esta cohabitación es también más larga: entre las parejas no casadas que se formaron hacia 1990, el 30% siguen viviendo sin contraer matrimonio en 1998. Esto da pie a que el informe interprete que la unión libre se ha convertido en “un modo de vida estable” y que “el matrimonio ha dejado de ser el acto fundador de la pareja” (cfr. Le Monde, 9-XII-99).

Como consecuencia, aumenta también el porcentaje de hijos nacidos fuera del matrimonio: del 6% del total de nacidos en 1967 se ha pasado al 40% en 1997. Actualmente más de la mitad de las mujeres (53%) que tienen su primer hijo no están casadas.

De todos modos, y aun reconociendo el descenso de la nupcialidad, algunos expertos advierten lo que podría llamarse un “desplazamiento del matrimonio”. Aunque el 40% de los niños nacen fuera del matrimonio, esa media oculta diferencias importantes según el rango de los nacimientos. Más de la mitad de los primogénitos nacen de padres no casados, pero sólo la cuarta parte de los segundos. Así que, a su juicio, más que una alternativa entre dos tipos de familia, se produciría un desplazamiento del matrimonio, que cada vez más a menudo tiene lugar después del nacimiento del primer hijo. Por otra parte, tres de cada cuatro niños nacidos fuera del matrimonio son reconocidos por su padre desde el nacimiento.

La tasa de nupcialidad (4,8 matrimonios por 1000 habitantes) ha retrocedido nuevamente en 1998, situándose por debajo de la media de la Unión Europea (5 por 1000). Al tratar del aumento del número de uniones de hecho, el informe no distingue entre los diversos tipos de uniones que se dan en la realidad: aquellas que por propia voluntad no se casan y aquellas que, por imposibilidad legal, no pueden hacerlo.

El 39% de los matrimonios termina en divorcio. Los hombres tienden a volver a casarse más que las mujeres. En la cuarta parte de los matrimonios está implicado al menos un divorciado.

Esta separaciones generan un buen número de familias monoparentales. Los hogares con niños a cargo de uno solo de los padres (soltero, divorciado o viudo) suponen el 10% de los hogares con niños.

En cuanto al aspecto demográfico, el informe señala que el índice de fecundidad, que mide el número de hijos por mujer, fue un 1,75 en 1998, contra 1,71 en 1997 (en comparación, en España es 1,16). Francia tenía 59 millones de habitantes a comienzos de 1999, 240.000 más que el año anterior.