El portátil para niños pobres cambia el mercado

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 2s.

El objetivo era poner un ordenador portátil en las manos de cada niño de los países en desarrollo a 100 dólares la unidad. Aunque no se ha conseguido, la iniciativa ha revolucionado el mercado tecnológico. El XO -que se vende por 190 dólares- ofrece diseño moderno y funcionalidad: se fabrica en material plástico antideslizante y resistente a los golpes, ligero, se encuentra disponible en varios colores, cuenta con cámara y acceso a Internet. El XO utiliza un software basado en Linux (ver Aceprensa 125/07).

Nicholas Negroponte, director de One Laptop Per Child (OLPC), ha anunciado algunos cambios importantes en las últimas semanas. El más polémico es el acercamiento a Microsoft, con las pruebas de un portátil compatible con Windows. Además, presentó la nueva versión de XO, el XO2, que se comercializará a partir de 2010. Negroponte lo ha definido como un nuevo concepto en la tecnología de la enseñanza. El XO2 combinará funciones de tablet PC, portátil, dispositivo para libros electrónicos y pizarra digital.

El acuerdo entre OLPC y Microsoft ha llamado la atención porque cuando se presentó el XO, Bill Gates denostó el proyecto. Se decidió desarrollar un sistema operativo específico a partir de Linux y con la ayuda desinteresada de voluntarios, para abaratar los costes de producción. Muchos entendieron que el proyecto defendía a los partidarios del software libre frente a Microsoft.

Ahora bien, el fundador de OLPC ha explicado que su misión no es apoyar el software libre sino mejorar el aprendizaje de los niños en los países en desarrollo. La decisión de estrechar lazos con Microsoft podría entenderse, entonces, como una medida estratégica para aumentar su expansión: algunos países se mostraban reacios a comprar el XO precisamente por su sistema operativo; para bien o para mal, explica Negroponte, el sistema más utilizado es Windows, que ya ha conseguido instalarse en las escuelas de algunos países en desarrollo.

Por otro lado, la instalación de Windows encarecerá el XO. Aunque Microsoft ha previsto que se venda junto con el portátil al precio de 3 dólares, se requerirán también algunas modificaciones del hardware. En total, los nuevos equipos podrán alcanzar los 200 dólares.

Como indicaba The Economist (7-06-2008), el XO ha representado un desafío para las compañías que dominaban el negocio de los ordenadores portátiles. Intel, Dell o Assus son algunas de las que han decidido rebajar el precio de sus ofertas sin que con ello quede mermada la calidad de sus productos. Buscan así tomar posiciones en mercados emergentes.

Intel, que colaboró con OLPC, sacó Classmate PC, que se ha convertido en el principal rival del XO: aunque es más caro -cerca de 300 dólares-, resulta más atractivo para el público medio porque utiliza Windows. Assus vendió durante el año pasado 300.000 Assus Eee Pc, la misma cifra que ha conseguido OLPC, pero con la ventaja de que dispone de varias versiones. La última compañía en apuntarse al nuevo negocio es HP, que ha lanzado el Mininote a 500 dólares.

Si no hay duda de que el XO ha abaratado de forma general el precio de los equipos portátiles, la pregunta es si esto favorece o perjudica al proyecto OLPC. En este sentido, Negroponte ha acusado a la industria de ir directamente en contra del XO. Y recuerda que OLPC no está interesado en el mercado sino en favorecer y mejorar la enseñanza de los niños a través de la tecnología.