El modelo jurídico de matrimonio, erosionado por una minoría

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 10s.

La aprobación del matrimonio gay en California (ver Aceprensa 57/08) ha reabierto el debate sobre los nuevos modelos familiares. Rafael Navarro-Valls, catedrático de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, recuerda en Zenit (22 mayo 2008) que el matrimonio estable entre un hombre y una mujer sigue siendo la opción preferida por la gran mayoría de los ciudadanos.

En contra de lo que sugieren algunos autores, la realidad es que desde hace varios años estamos asistiendo a un retorno del matrimonio. “En toda una serie de países -explica Navarro-Valls- se observan esfuerzos jurídicos orientados a defender las características propias del matrimonio frente a modelos de matrimonio homosexual o ante su notable desestabilización”.

El caso de Estados Unidos es paradigmático. En este país “más de 40 estados han promulgado leyes definiendo expresamente el matrimonio como ‘unión legal de un hombre y una mujer’. 20 de estas leyes han sido aprobadas por referéndum, con mayorías que oscilan entre el 60-70%”. Además, otros 19 estados “se han defendido introduciendo enmiendas en sus Constituciones que vetan el modelo de matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Latinoamérica también se ha sumado últimamente a defender el matrimonio estable entre un hombre y una mujer. Navarro-Valls cita los casos de Honduras, Costa Rica, Guatemala y Venezuela, donde se ha excluido expresamente el matrimonio entre personas del mismo sexo. Lo mismo ha ocurrido en algunos países de Europa como Letonia y Polonia. Por su parte, los tribunales italianos y franceses se han negado a reconocer efectos civiles a los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero.

Aunque las leyes permisivas en el ámbito del derecho de familia son difíciles de revocar, también existen algunos ejemplos recientes. Así, el gobierno de Australia ha declarado nula una ley dictada para el territorio de la capital australiana en el que se admitía los matrimonios entre personas del mismo sexo. Y en Canadá, el gobierno que ha sustituido al que dictó la vigente ley de matrimonio gay ha declarado su intención de revisarla.

Algunos sectores sostienen que el matrimonio homosexual responde a una demanda social. Para Navarro-Valls, en realidad ocurre justo lo contrario: “Los medios de comunicación o las publicaciones especializadas controladas por cierta intelligentsia adelantan modelos familiares en los que la mayoría de los ciudadanos no se reconocen o son residuales”. “De ahí a que la ‘mayoría silenciosa’ despierte -concluye- no hay más que un paso”.

Ver entrevista original: La familia “tradicional” sigue siendo vista como el “modelo ideal de familia”.