El matrimonio vuelve a estar en alza entre los franceses

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde noviembre de 1999 existe en Francia el Pacto civil de Solidaridad (PACS), que puede ser suscrito por parejas no casadas, del mismo o distinto sexo, para acceder a algunos derechos antes reservados a los matrimonios. Entonces se dijo que respondía a una clara demanda social, habida cuenta de la extensión de la cohabitación y de la desafección por el matrimonio. Pero los datos ahora conocidos del año 2000 indican un alza de más del 10% del número de matrimonios, mientras que los PACS suscritos han quedado muy por debajo de lo esperado.

Según el estudio publicado en la revista Population, del Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED), en 2000 se celebraron 304.300 matrimonios, un 10% más que en 1999. Tras un largo periodo de descenso de la nupcialidad, desde 1996 se observa una recuperación, especialmente notable en el año pasado. El alza se nota en los diversos tramos de edad, sin exceptuar a los de 20-24 años, que antes mostraban poco interés por casarse.

En cambio, los PACS suscritos desde su creación hasta el fin del primer trimestre de 2001 han sido menos de 37.000. “Es poco -comenta la revista del INED- respecto al número de parejas que cohabitan sin estar casadas” (unos 2,5 millones, sin contar las formadas por homosexuales).

La cohabitación previa al matrimonio es el modo de vida en pareja más frecuente hasta los 26 años para las mujeres y los 28 para los hombres. Pero la inmensa mayoría de las parejas de hecho no ven la necesidad de regular su vida por el PACS. Y cuando buscan un marco jurídico, se inclinan por el matrimonio. Aunque no hay estadísticas sobre la edad y el sexo de los que han suscrito un PACS, la impresión de los expertos es que ha interesado sobre todo a homosexuales, y no a todos.

Junto al renovado interés por el matrimonio, los datos demográficos del año pasado confirman que la natalidad francesa experimentó “la mayor alza de los últimos veinte años”, del orden del 5%, con un total de 779.000 nacimientos. El dato es más significativo si se tiene en cuenta que el número de francesas en edad de procrear disminuye desde 1995.

El índice de fecundidad se sitúa en 1,89 hijos por mujer. En 1999, en Europa Occidental solo Irlanda (1,88) y Noruega (1,84) estaban por delante de Francia en la fecundidad.

Si el aumento de la natalidad en la segunda mitad de los años noventa concernía sólo a las mujeres de más de 30 años, ahora por primera vez aumenta la fecundidad de las más jóvenes.

A la hora de explicar el aumento de la fecundidad, los demógrafos consultados por Le Monde (10-X-2001) citan como posibles factores influyentes: la mejora de los subsidios familiares; una mayor facilidad para conciliar la vida profesional y familiar; la mejora de la situación de los jóvenes en el mercado laboral… Pero, en general, confiesan que no hay una relación clara de causa a efecto, y que el aumento de la natalidad es impredecible.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares