EE.UU.: Por primera vez, mayoría de no casados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 57s.

Quien vive en EE.UU. y se propone encontrar pareja, no ha de tenerlo muy difícil, a juzgar por el resultado del informe mensual sobre el mercado del trabajo, emitido por el Buró de Estadísticas Laborales y citado por Bloomberg.

Según cifras registradas en agosto de este año, unos 124,6 millones de norteamericanos adultos no están casados. En esa condición está el 50,2 por ciento de los ciudadanos de 16 años o más. El porcentaje ya se había ubicado ligeramente por debajo del 50 por ciento a principios de 2013, hasta el verano pasado. En 1976, año en que comenzó a registrarse el dato, la cifra era del 34,4 por ciento, y la tendencia ha ido al alza desde entonces.

Una disección del número actual indica que cerca de uno de cada tres adultos nunca ha estado casado (30,4 por ciento), mientras que el 19,8 por ciento son divorciados, separados o viudos. Esta última categoría suponía un 15,3 por ciento del total en 1976, mientras que la de quienes nunca se han comprometido en matrimonio era en aquel entonces del 22,1 por ciento.

El incremento de la cantidad de solteros nunca antes casados y de los que una vez lo estuvieron, tiene repercusiones para otros. La más importante es seguramente el número de niños nacidos fuera del matrimonio, que constituyen el 40 por ciento de los nacimientos en 2013, cifra que se dispara hasta el 72,2 por ciento en el segmento de los niños negros no hispanos, un índice increíblemente alto.

Además de esto, Bloomberg advierte un impacto de notable repercusión en lo económico. La empresa cita al economista Edward Yardeni: “Los solteros, sobre todo los más jóvenes, tienen más probabilidades de alquilar una vivienda que de comprarla. Los que nunca han contraído matrimonio suelen tender menos a tener hijos, y los adultos que ya una vez estuvieron casados, muchos de los cuales ya tienen hijos adultos, es muy improbable que tengan hijos jóvenes. Esto influirá en cuánto dinero gastarán y en qué comprarán”.

El experto asegura que el aumento de hogares constituidos por un solo miembro está incrementando la desigualdad de ingresos, pues “aunque ellos tienen menos renta que los casados, también tienen menos gastos, especialmente si no tienen hijos a su cargo”.