Cómo invertir mejor en la infancia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El informe de la OCDE Doing Better for Children, publicado a principios de septiembre, pasa revista al gasto público en la atención a la infancia y ofrece recomendaciones a los gobiernos para invertir mejor en este campo. Aunque habla de la infancia, el informe se extiende hasta los menores de 18 años.

Los países con mayor renta pueden gastar más en la infancia. Es lo que explica la diferencia entre los 16.500 € que invierte México y los 143.000 € de Noruega, último y primero según los datos recabados por los investigadores de la OCDE. España se sitúa en la mitad baja de la tabla con 63.000 €, lejos de los 98.000 € de EE.UU. y de los 115.000 € de Francia. Por su parte, Grecia, Corea y Nueva Zelanda invierten menos de lo que cabría esperar de sus posibilidades económicas.

Tres tipos de gastos

Tres son los principales ámbitos a los que se dirigen las ayudas. Un 60% del gasto medio de los países de la OCDE cubre conceptos relacionados con la educación infantil. Un 25% va dirigido a ayudas en efectivo a familias con hijos, un porcentaje aún más amplio en países como Austria, Alemania o Gran Bretaña. El tercer tipo de ayuda es la subvención por servicios de guardería infantil, partida bastante amplia en los países nórdicos (una quinta parte del gasto total), pero más reducida en los países asiáticos y del Pacífico.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares