Cómo ven los niños la publicidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Caroline Helfter comenta en Le Monde de l’Éducation (I-93) los resultados de un estudio sobre el comportamiento de los niños ante la publicidad televisiva. El estudio -realizado por cuenta de TF1 Publicité, Diapason y el Centro Pedagógico del Juguete- se llevó a cabo en diciembre de 1991, con una muestra representativa de 637 niños de tres a catorce años.

Entre los 3 y los 5 años, los pequeños telespectadores no tienen conciencia de la finalidad comercial de la publicidad: la publicidad es una historia contada que les fascina y en la cual se proyectan fácilmente, sobre todo cuando pone en escena a niños de su misma edad. Se acuerdan poco de las marcas promocionadas (7% de los anuncios vistos) y retienen sobre todo el nombre de los productos ya conocidos y que les conciernen de cerca (juguetes o golosinas).

A los 6-8 años, toman progresivamente conciencia del papel de la publicidad y memorizan mejor las marcas (la memorización espontánea sube al 13% de los anuncios); sin embargo, el hecho de saber que la publicidad pretende seducir no impide que los niños sean receptivos ante ella: los espacios publicitarios resultan ante todo momentos placenteros.

A los 9-10, la actitud de los niños cambia profundamente: conscientes de la función económica de la publicidad, rehúsan dejarse engañar y pueden apreciar un producto aunque juzguen que su publicidad es mala o al revés. Respecto al conjunto de productos, memorizan mejor que los niños más pequeños la marcas anunciadas (la memorización espontánea alcanza el 21% de los anuncios), sobre todo si la publicidad aparece en programas destinados a la juventud.

Entre los 11 y los 14 años, su mirada se hace aún más crítica y hasta sarcástica. La publicidad es despellejada y para que los niños de esas edades pongan en juego su gran capacidad de memorización (31% de los anuncios vistos) han de sentirse atraídos tanto por el producto como por su publicidad; en cambio, hasta los diez años, no es la forma del mensaje publicitario sino el interés que el producto presenta directamente para los niños lo que les hace retener o no el nombre de las marcas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares