Adiós al permiso parental más generoso del mundo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 15s.

Antes, Suecia era el país con el mejor permiso de maternidad y paternidad. Desde el año pasado la supera Lituania, donde, además de 8 semanas para la madre antes del nacimiento y un mes para el padre después, cualquiera de los dos o ambos por turnos pueden tomarse un año con el 100% del sueldo y otro año más con el 85%. Pero, como ha avisado la nueva presidenta de la república, en estos tiempos el país no puede permitirse tanta liberalidad.

Dalia Grybauskaite, ministra de Economía en su país de 2001 a 2004 y desde entonces comisaria europea de Programación Financiera y Presupuestos, ganó las elecciones del 17 de mayo con el 67% de los votos. En su despacho de Bruselas ha quedado a salvo de la mala fama que hoy aqueja a gran parte de los políticos lituanos, sospechosos de vivir demasiado bien a costa del erario público mientras su mala gestión de la crisis hace pasar graves estrecheces a la gente. El descontento popular estalló en enero pasado, cuando una multitud apedreó el edificio del Parlamento: fueron los peores disturbios desde que el país recuperó la independencia en 1991.

El generoso permiso parental fue implantado con la intención de favorecer la natalidad. En Lituania, la tasa de fecundidad, aunque ha subido un poco desde 2006, está en 1,35 hijos por mujer. Es la sexta más baja de la UE, aunque se debe señalar que varios países, entre ellos España, que ahora la superan, antes registraron tasas inferiores a 1,2, cosa que nunca se dio en Lituania.

La presidenta electa ha advertido: “Dedicarse a criar un niño durante dos años es una muy buena idea, pero ¿tiene ahora Lituania recursos bastantes para pagarlo? No estoy segura”. En su primera rueda de prensa tras las elecciones, Grybauskaite dijo que el gobierno había subestimado la gravedad de la recesión y había elaborado un presupuesto demasiado optimista. Su mensaje fue simple y claro: “Hay que ahorrar dinero”.

En apoyo de su diagnóstico se pueden citar las estadísticas publicadas por la UE poco antes de la votación. En el primer trimestre de 2009, la economía lituana se contrajo un 10% con respecto al trimestre anterior. El paro, que en marzo de 2008 estaba en un nivel cercano al pleno empleo, 4,3%, en el mismo mes de este año llegó al 15,5%.

Grybauskaite tomará posesión del cargo en julio próximo. Después se verá si el permiso parental más generoso del mundo es, como parece probable, uno de los gastos a los que el gobierno lituano mete la tijera en el próximo e ineludible plan de austeridad.