William Saroyan

30.Abr.2008
El título puede desconcertar, pues esta novela no es de humor, sino una tragedia en toda regla. En medio de su escepticismo sobre la condición humana, Saroyan deja traslucir añoranza por el ideal de familia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.