Lynn Cullen

27.Oct.2009
Buena novela juvenil, construida con personajes reales casi todos. La narradora es Cornelia van Rijn, hija de Rembrandt, que se queda sola con un padre gruñón y convencido de que pinta por inspiración divina.