Julien Gracq

5.Mar.2008
Esta especie de dietario fragmentado, hecho de notas sueltas, demuestra que la amenidad y la calida literaria no exige necesariamente tramas ni ficciones.