Jesús Carrasco

20.Feb.2013
Escrita con un estilo sobrio y esencial, con dosificadas dosis de violencia, la novela cuenta la angustiada peripecia de un niño que huye y que solo encuentra la protección de un pastor de cabras.