Hédi Kaddour

29.Ago.2007
La lectura de Waltenberg tiene cierta dificultad, y no sólo por la extensión. Hay capítulos complejos en su estructura donde varios hilos narrativos van avanzando como en oleadas, sin indicaciones claras sobre de qué se está hablando.Waltenberg, lugar de coincidencias, especie de Aleph histórico-literario, se constituye en núcleo de encuentros y nudos de poder, de intrigas y juegos y contrajuegos de lealtades.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.