Graham Gardner

2.Abr.2008
Relato colegial, con aires de thriller psicológico, como La guerra del chocolate de Robert Cormier, pero que no tiene ni su categoría literaria ni su intensidad emocional.