Una sociedad educativa ofrece asesoramiento a otros colegios

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Iniciativas

Fundar y dirigir una escuela no se reduce a asegurar que se den las clases diariamente. Una educación de calidad requiere tener un proyecto pedagógico coherente, que se ha de diseñar con detalle y revisar continuamente a la vista de la experiencia. Además, la gestión del centro plantea numerosas cuestiones legales y económicas, para las que los asuntos cotidianos no dejan mucho tiempo. Lo ideal sería contar con un equipo dedicado a estudiar todos esos asuntos; pero tal solución no suele estar al alcance de todos los colegios. A no ser que una entidad especializada proporcione este servicio a los centros, con la consiguiente reducción de costos para cada uno. Eso justamente es lo que ofrece el recién creado gabinete de Relaciones Institucionales de Fomento de Centros de Enseñanza (FCE).

FCE, que cumplirá próximamente 31 años de existencia, es una sociedad promotora y gestora de escuelas privadas. Actualmente administra 32 colegios en 16 ciudades españolas, donde estudian más de 22.000 chicos y chicas, más la Escuela Europea de Formación de Profesorado, con 500 alumnos. El conocimiento directo de los problemas a que se enfrenta la enseñanza privada ha animado a FCE a ofrecer a otros colegios su experiencia.

Un colegio puede recibir asesoramiento de FCE según dos modalidades fundamentales. La primera es un contrato que habilita para impartir los proyectos pedagógicos elaborados por FCE y experimentados en los centros de esta red. Actualmente están en marcha el proyecto Optimist, de educación temprana, y el proyecto Snipe, para alumnos de primaria de 6 a 12 años. Además, se preparan los proyectos correspondientes a Educación Secundaria y a Bachillerato. En esta modalidad, el asesoramiento incluye la formación del profesorado, el seguimiento de la aplicación del proyecto y el diseño de los planes de estudios. También se facilita el material didáctico necesario para profesores, alumnos y padres -cuya intervención es esencial en los proyectos-, y el personal docente puede acceder a las publicaciones y los cursos de FCE. Además, los centros que suscriben un contrato pueden recibir las diversas ayudas que se ofrecen en la otra modalidad de colaboración.

La segunda fórmula se dirige a asesorar a las escuelas sobre toda clase de cuestiones pedagógicas y organizativas, con independencia del proyecto educativo que tengan. Por ejemplo: apertura de un colegio, selección y formación del profesorado, mejora de un área educativa, actividades extraescolares, cooperación con los padres, estudio de la situación económica, diversificación de la oferta educativa, material escolar, gestión de compras…

Esta colaboración con otras escuelas, señala José Manuel Cervera, director de Relaciones Institucionales, responde al modo en que se desarrolló FCE. “Cada uno de los colegios de Fomento -explica- fue promovido por padres de la ciudad, a los que se asesoró desde el primer momento para llevar a buen término su idea de crear un colegio para sus hijos”. Esta labor de asesoramiento “siempre estuvo abierta a otros colegios de España e Iberoamérica, con los que Fomento constituyó la Unión Internacional para el Desarrollo de la Educación”.

En el verano pasado, el director de Relaciones Institucionales participó en un congreso internacional organizado por la Universidad de La Sabana (Colombia), donde tuvo oportunidad de presentar los proyectos educativos de FCE. La idea fue bien recibida, de modo que “sociedades educativas de diez países iberoamericanos -dice Cervera- se mostraron interesadas en estrechar la colaboración con Fomento y recibir asesoramiento para implantar los proyectos Optimist y Snipe. Próximamente iniciará sus actividades en São Paulo un centro de educación infantil en el que se aplicará el proyecto Optimist”.

En España, FCE mantiene actualmente contratos de asesoramiento, en diversos aspectos de la actividad educativa, con unos veinte centros. El servicio más solicitado es la adaptación del centro a los requisitos estipulados por la nueva ley de educación, la LOGSE, que ha empezado a implantarse paulatinamente. Pero hay colegios que piden asesoramiento en temas tan específicos como la creación de un gabinete de prensa para promover su imagen en el entorno.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares