UE: cinco criterios para medir los avances en la educación

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 2003, en los llamados “objetivos de Lisboa”, la Unión Europea se marcó cinco cotas que había que alcanzar en la educación antes de 2010: reducir al 10% los abandonos escolares antes de los 18 años; bajar al 15,5% el porcentaje de adolescentes con mal nivel de lectura; llegar al 85% de jóvenes con estudios de segundo ciclo de secundaria; que haya un millón de graduados al año en carreras de ciencias; y un 12,5% de adultos en programas de educación continuada. Ahora la Comisión Europea ha publicado su tercer informe anual sobre el avance hacia estos objetivos. Su diagnóstico: no ha habido tendencias negativas, pero el progreso ha sido insuficiente.

El informe “Progress Towards the Lisbon Objectives in Education and Training” compara 29 indicadores educativos en 31 países (UE, países candidatos y países del Espacio Económico Europeo) y las cinco “cotas” que hay que alcanzar antes de 2010.

Abandonos prematuros. En 2005, alrededor de 6 millones de jóvenes habían dejado sus estudios antes de tiempo. Eso supone el 15% de los que tenían 18-24 años. La primera “cota” es que no sean más del 10% en 2010. Comparado con los informes anteriores, ha habido una pequeña reducción del porcentaje de abandonos pero la mayoría de los países miembros tienen tarea por delante. Los mejores resultados de la UE los tienen Polonia (5,5% de abandonos prematuros), Eslovaquia (5,8%) y República Checa (6,4%). España (30,8%), Malta (44,5%) y Portugal (38,5%) son los tres peores países de la UE en este indicador

Número de jóvenes que terminan el segundo ciclo de secundaria. La cota se ha fijado en el 85% de los que tengan 22 años en 2010. Desde hace unos años, el porcentaje fluctúa alrededor del 77%, por lo que el informe recomienda más iniciativa a los países. Los que tienen mejores resultados son Eslovaquia (91,5%), Eslovenia (90,6%) y República Checa (90,3%). La tendencia española es regresiva: tenía un 65,9% en 2000 pero bajó en 2005 al 61,3%.

Nivel de lectura. Poco podrán avanzar en su formación los alumnos que no saben leer bien, cosa que ocurre a un millón de estudiantes menores de 15 años. El informe utiliza los niveles del informe PISA, y el objetivo es sacar a 200.000 alumnos de ese bajo nivel 1. España ocupa en ese informe el puesto 26 entre 40 países (ver Aceprensa 157/04) gracias, entre otras razones, a que el 21,1% de los alumnos tienen nivel 0 ó 1 de lectura, que equivalen a no entender lo que se lee. Los mejores son Finlandia, con solo un 5,7% de estudiantes que leen mal, e Irlanda (11%), mientras que la media europea está en el 19,8%.

Número de licenciados en Ciencias. Esa “sociedad basada en el conocimiento” necesita más científicos. Actualmente, se licencian al año unos 755.000 universitarios en carreras de ciencias y tecnología. El objetivo es llegar al millón -con lo que el número de graduados tendría que subir más del 15%- y reducir el desequilibrio entre hombres y mujeres. El estudio afirma que si continúa la tendencia actual, el objetivo de graduados se conseguirá incluso antes de 2010, aunque no así el del desequilibrio (se reduce poco o incluso aumenta en algunos países). Los países que tienen más graduados de ciencias por cada 1.000 habitantes de 20 a 29 años son Irlanda (24,2), Francia (22,2) y Gran Bretaña (21). En 2003, España creció en este punto un 6,1% (por debajo de la media de la UE: 7,1%).

Adultos en programas educativos. La media europea está en el 10,8% y el objetivo para 2010 es alcanzar el 12,5%. España logra aquí el gol de honor, al situarse por encima de la media europea, con un 12,1%. Los países con más adultos en programas de “educación a lo largo de la vida” son Suecia (34,7%), Gran Bretaña (29,1%) y Dinamarca (27,6%).

Ignacio F. Zabala

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares