Residencias universitarias separadas para chicos y chicas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 58s.

John Garvey, presidente de la Catholic University of America, explica en The Wall Street Journal (13-06-2011), por qué su universidad va a volver a las residencias separadas para chicos y chicas.

Garvey explica que los dos principales problemas de conducta que existen hoy día en los campus universitarios son las borracheras y la promiscuidad sexual. Cita el dato de que los accidentes de tráfico relacionados con el alcohol son la principal causa de muerte de los jóvenes de 17-24 años. Los alumnos que se emborrachan (unos dos de cada cinco) tienen un riesgo mucho mayor de faltar a clase, de quedarse atrás en los trabajos, de tener relaciones sexuales compulsivas, y de infringir la ley. También causan problemas a los demás, pues cuando se emborrachan pueden agredir a otros estudiantes, causar destrozos materiales e interrumpir el sueño de sus compañeros, que al final tienen que cuidar de ellos.

La promiscuidad sexual es tan frecuente como la bebida, y sus efectos no son divertidos. Las chicas que han tenido relaciones sexuales con dos o más compañeros en el último año tienen una tasa de depresión casi el doble que las otras.

Garvey es consciente de que ahora el 90% de las residencias universitarias son mixtas. Pero, como han mostrado Christopher Kaczor y Loyola Marymount, un notable grupo de estudios confirman que los estudiantes de residencias universitarias mixtas que se emborrachan una vez a la semana (41,5%) son más del doble de los que viven en residencias separadas (17,6%). Igualmente, entre los alumnos de residencias mixtas la probabilidad de tener un partner sexual en el último año es del 55,7%, frente a un 36,8% de los de residencias separadas. Y es más del doble la probabilidad de tener relaciones sexuales con tres o más compañeros.

Teniendo en cuenta estos datos, Garvey informa que la Catholic University of America va a pasar de residencias mixtas a separadas. El próximo año todos los alumnos de primero se distribuirán en residencias separadas. Y a partir del año siguiente, la práctica se extenderá a los alumnos de cursos superiores, hasta completar la transformación en unos años.

La Catholic University of America, situada en Washington D.C., es una Universidad fundada en 1887 por los obispos, y hoy cuenta con unos 7.000 alumnos.