Reino Unido: mejora la calidad de enseñanza

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 3s.

El informe anual de OFSTED (Office for Standards in Education), organismo encargado de la inspección de los colegios, señala que la enseñanza británica ha experimentado la mejora de calidad más significativa de los últimos treinta años. Chris Woodhead, Inspector Jefe de Escuelas, afirmó que las claves del éxito han sido la capacidad de liderazgo de los directores de colegios, las metas altas, la vuelta a métodos tradicionales, la eficacia de las inspecciones y la publicación de listas de los mejores colegios.

OFSTED inspeccionó desde la labor docente de los profesores hasta las tareas de dirección en 5.000 escuelas de primaria y secundaria. El informe revela que el número de profesores “incompetentes” ha pasado de 15.000 en 1995 a 13.000 en 1996. Y el número de lecciones mal o muy mal dadas se ha reducido del 18% al 16% en el mismo período. Los números siguen siendo elevados, hasta el punto de que hay 900.000 alumnos que están siendo educados con “serias deficiencias”, según el informe. Pero los profesores están reduciendo la “incompetencia” a base de retomar métodos de enseñanza satisfactorios que habían rechazado o consideraban anticuados (dividir a los alumnos según las aptitudes, método fonético en la enseñanza del inglés, tareas para casa, etc.).

Como valores determinantes en los buenos resultados de los colegios, el informe alaba la capacidad de los directores para animar a su equipo docente y proponerle metas altas.

Junto con las conclusiones, el informe publica una lista de 159 colegios que son ejemplo de mejora de la calidad y donde los alumnos consiguen mejores resultados que la media nacional. Los responsables atribuyen también el éxito a la insistencia que se ha puesto en los valores espirituales y morales -más de una quinta parte de los 159 colegios son católicos-, en la disciplina, el buen comportamiento y la puntualidad.

La educación está siendo uno de los principales frentes de la batalla electoral británica. Tories y laboristas proponen continuas iniciativas para mejorar la calidad. Una de ellas, el uniforme, se presenta por los laboristas como un medio para salir al paso de la indisciplina que trae de cabeza a padres y educadores.

El portavoz laborista de educación, David Blunkett, afirmó que la vuelta al uniforme podría favorecer la disciplina y la identidad de las escuelas públicas, que se ha ido deteriorando tras las reformas educativas de los años sesenta y setenta. “No queremos introducir reformas costosas que las familias no se puedan permitir, pero creemos que el uniforme puede ser incluso más barato que la ropa que utilizan ahora los alumnos”, dijo el portavoz. Además, serían los propios padres junto con el colegio quienes decidieran por votación el tipo de uniforme.

En Estados Unidos, los padres de alumnos de colegios públicos demandan cada vez más los uniformes y las normas en el vestir, pues se les atribuye un efecto positivo en el comportamiento y en el aprendizaje de valores cívicos. En Long Beach (California), el uniforme es obligatorio en los colegios públicos desde 1984. Los problemas disciplinarios se han reducido desde entonces: el crimen escolar ha bajado un 36%, las peleas un 51%, los ataques sexuales un 74%, los ataques con armas un 50% y el vandalismo un 18%. El portavoz del distrito afirma que “no podemos atribuir estas mejoras exclusivamente al uniforme, pero tampoco podemos pensar que es pura coincidencia”. Además, según Faith Popcorn, experta en tendencias sociales, el uniforme limita mucho la excesiva preocupación de los adolescentes por la imagen: “al fin y al cabo, a la escuela van a aprender”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares